Home | The Players | Gallery | Musicians | Dancers | Plays | Posadas | “California Romance” | Backstage | Vera Family | Wildfire

 “Las Posadas

  A Gallery of Images

This site is a service project of Los californios®  

 As remembered by Jesse Ruíz, who performed with The Mexican Players in the late 1940s.
Historical photographs by Irene Welch Garner from the Alfaro Family Collection.

Image #1   Image #2   Image #3   Image #4   Image #5   Image #6   Joe Vera   Image #7   Image #8   Image #9

Image #10   Image #11   Image #12   Image #13   Image #14   Image #15   Image #16   Image #17   Image #18   Image #19


Posadas Image #1
        Historical flyer for “Las Posadas”

 

 

 

Historical flyer for “Las Posadas

 Their annual Christmas Play which portrays the gay, heartwarming and inspiring customs of Mexico’s Christmas Fiestas.
Los californios® Collection

 

Posadas Image #2
        Historical Song Folder


 

 

 

 

Historical Song Folder

Fages Family Collection
Now in Los californios® Collection

Curtain:

[The stage is dark. Distant voices sing Estrella Brillante. A lone figure (María) appears from stage right and walks slowly towards front center stage. She is in the attitude of blessing the audience. Around her the light grows. Estrella Brillante ends.]

Estrella brillante, luz del peregrino,
ilumina hoy este camino.
Alabado sea, alabado sea,
alabado sea el Señor que hizo estrella tan brillante.
Alabado sea, alabado sea,
alabado sea el Señor que hizo estrella tan brillante.

[An angel approaches the Virgen María. She turns to face him.]

Ángel:

[Sings with distant choir]
Ave María,
gratia plena.
Dominus tecum.
Ave María.

Benedictus tu imurieribus.
Et benedictus fructus ventris tui.
Jesu, Jesu.
Ave María.

[The angel’s voice blends with the distant choir which has accompanied his alabanza.]

Ángel:

Tranquila y retirada vivía en Nazaret,
pequeña ciudad de Galilea,
una joven virgen y pobre.

Y aunque decendía
de la estirpe real de David,
se mantenía
del trabajo de sus manos.

Estaba desposada
con un carpintero llamado José,
tan pobre como ella,
pero lleno del temor de Dios.

El nombre de esta joven era María.

[María se asusta al ver la aparición del ángel, y le contesta asustadamente.]

María:

[Sings]
Yo soy María.
María, María, María.
No puede ser, que sea yo la bendecida
para ser la Madre de Dios.
Si sólo soy una humilde campesina.
No puede ser. No puede ser. No puede ser.

Ángel:

No temes, María,
porque has hallado gracia delante de Dios.
Has de concebir en tu seno,
y darás a luz un niño,
al que pondrás por nombre, “Jesús”.

El será grande y llamado Hijo del Altísimo,
a quien el Señor Dios le dará
el trono de su padre David, y reinará
en la casa de Jacobo y su reino no tendrá fin.

María:

¿Cómo puede ser eso,
cuando yo no conozco varón?

Ángel:

El Espíritu Santo vendrá sobre ti,
y la virtud del Altísimo te cubrirá.
Por eso el santo que de ti nacerá,
será llamado Hijo de Dios.

No hay nada imposible para Dios.

María:

He aquí la esclava
del Señor.
Hágase en mí su voluntad
según su palabra.

[Se aleja el ángel. María se queda sola. El coro canta Estrella Brillante. María camina hacia la derecha y se desaparece. Del lado izquierdo, por debajo de un matorral, una figura se empieza a estirar. Es evidente que acaba de despertar. Sigue estirándose y hablando a si mismo. Es la figura de un ermitaño.]

Posadas Image #3
                    “¿Qué es eso que pasó por mi mente?”
Posadas Image #3:
“¿Qué es eso que pasó por mi mente?”

Ermitaño:

¿Qué es eso que pasó por mi mente? ¿Fue visión?
¿Lo viví? ¿O lo soñé? Esto quisiera percebir:
¿Ya se ha llegado el tiempo? ¿El mesías habrá nacido?
¿O estará para nacer? ¡O! ¡Dios Mio! Dame a entender
el número de este siglo, para poderlo saber,
y registrarlo bien en mi libro.

[Reconociendo a la gente, dirige su palabra a la audiencia.]

Muy buenos días les dé Dios, mis queridos hermanos.
Esto les voy a advertir: Que soy un hombre desengañado
de los deleites del mundo, y sus fingidos halagos.
Huyendo, pues, de los riesgos, hará cosa de treinta años,
me entregué a la providencia, viviendo de solitario
por esos lóbregos montes todo este tiempo,
ya en contemplación divina, ya la ley interpretando,
por la cual he conocido, que el final tiempo ha llegado
en que el mesías prometido se manifiesta humanado.

Las profecías se han cumplido, de eso no hay que dudar,
porque allá entre las selvas, escucho dulces cantares.
Por las tardes y madrugadas me vienen a despertar.
¡O! Dichosos moradores. ¡O! Dichosa ciudad consagrada,
entronizada en el más alto arrobato
de entre vosotros privilegiados saldrá.
¡El que para siempre a Israel reinará!

Entonces los corderillos,
sin temor y sin desdén,
pastarán entre los lobos,
juntos irán a beber.

El Serpiente del infierno, al que le llaman Luzbel,
debe estar atormentado al oír lo que ha pasado,
al saber del milagro anunciado.
Este traidor monstruoso, este audaz enemigo,
este verdugo fiero, con sus malicias y astucias,
ha hecho siempre su gusto que es darle al hombre disgusto.
Se incomoda y se acongoja, el día se le va a acercar.
Eso sé que lo presiente:
un rayo de luz vendrá a alumbrar el sendero de la gente.

[To stage right is a dragon’s mouth. A red light flickers and glows. Devil music!! Crawling out of the dragon’s mouth, Luzbel comes out on stage in torment.]

Posadas Image #4:
                    “Este manojo de letras que dice: Que ha de nacer de una virgen.”
Posadas Image #4:
“Este manojo de letras que dicen así:
Que ha de nacer de una virgen.”

Celestial voices sing:

[Luzbel huffs and puffs as he listens angrily.]
A cada sueño debo de dar,
alivio a tanto tormento.
No aflijes mi pensamiento.
Déjame ya descansar.

Luzbel:

¡Presiento un viento muy fuerte,
que viene a cambiar mi suerte!

Aquí dolor, aquí penas. Aquí comienzan mis furias.
Aquí quisiera matarme yo mismo, si mortal fuera.
Reniego yo, una y mil veces,
de este manojo de letras
que dicen así —
“Que ha de nacer de una Vir .... ¡de una Virgen!”

¡Una Virgen!
¿Y esta pues había de ser a pesar de mi fuerza?
¿Pueda hacer bizarra planta mi servís y mi cabeza?

Eso no creo yo, ¡No! ¡No!
¿Qué sirva yo de tapete?
Conmigo el infierno sea.
Saldremos con furiosa guerra —
destruyendo, devorando
la devoción del misterio,
de este prodijioso arcano.
¡No! ¡No! ¡No

[Off stage the choir sings Estrella brillante. Luzbel crawls into hell. The three kings enter one by one, one behind the other. They walk wearily, sluggishly, with their heads down, as if they had traveled a long way. Softly, Estrella brillante. Fades out.]

Posadas Image #5:
                    Los reyes magos
Posadas Image #5:
Los reyes magos: Gilberto Flores,
Luis Abundiz & Rogelio Alfaro

Melchor:

¡Gaspar! ¡Baltazar!
Cansados, rendidos venimos,
de tantos días caminar,
cruzando ríos, montañas y llanos
sin poder un día descansar.
Siguiendo la luz de la estrella,
¡Que nuestro camino debe alumbrar!

Gaspar:

No nos debemos rendir de esta divina jornada.
El camino no hemos perdido.
Un glorioso rayo de luz, sin duda, nos va a señalar
donde el mesías ha nacido.

Baltazar:

Yo presiento muy cercas estar
de ese morado divino.
¡Profeticas senas hay que revisar
y sin demora seguir el camino!

[At this point Melchor looks up, fixes his vision upwardly, points up stage left, and calls the others excitedly.]

Melchor:

¡Gaspar! ¡Baltazar! ¿No es esa la estrella
cual nuestro sendero debe alumbrar?

Baltazar:

Sí que la es. Su resplendor nos señala
al poniente a caminar. Es así. ¿Verdad, Gaspar?

Gaspar:

Consiento. ¡Melchor!
Sigamos nuestra jornada con celeridad y vigor!

Melchor:

¡Sí, vamos!

[The kings suddenly straighten up. They appear more enthusiastic and vigorous, and the manner in which they walk shows it as they exit. They shout words of encouragement to one another as they exit. Estrella brillante.]

[Enter the shepherds singing Montes Primorosos. They circle the central area as they sing. Bringing up the rear is Bartolo.]

Shepherds:

Montes primorosos
que alborean su cumbre
del sol al vislumbre
nace el más hermoso.
Montes primorosos
que alborean su cumbre
del sol al vislumbre
nace el más hermoso.

Bartolo:

Yo muy cansado me siento y no puedo continuar.

Gila:

Bartolo, por tu flojera el diablo te ha de llevar.

Bartolo:

Como me lleve en su lomo, ni pendiente me ha de dar.

Gila:

Que sería posible, Bartolo.
Ni al diablo le tengas maldá,
por tal de no hacer un esfuerzo,
te encarames en su espalda.

Bartolo:

Pues, digas lo que tu digas.
Yo de aquí no me vuelvo a levantar.
Hay que saber vivir, y de la vida disfrutar.
Así, nomás, me hago el tonto, para pasarmela bien.
Dios siempre ayuda y proteje a los flojos y atarantados.

Gila:

Es el maldito Satanás que te tiene tan perezoso.
No cumples con tus tareas — agua no traes del pozo.
¡Ni leña del monte acarreas!

Bartolo:

Ya quedé bien fastidiado de tantos años trabajar.
Hoy a mis anchas reposo. Lo que quiero es descansar.

[Enter Panchito, very excited, shouting, flailing his arms and pointing to stage right.]

Posadas Image #6
                    Panchito being well behaved.
Posadas Image #6:
Panchito being well behaved.
Pete Rubio as Panchito,
identified by his childhood friend, Scott Granger.
Pete’s father, José Rubio, as the Ángel.

Panchito:

¡Bato! ¡Bartolo! ¡Hermano! ¡El lobo, el lobo!
¡El lobo anda matando las ovejas!
¡Muy de repente salió de los matorrales,
y saltó sobre las ovejas! ¡Anda haciendo una matazón!

[Al oír este terrible anuncio, todos los pastores saltan a ponerse de pie ... menos Bartolo. Inmediatamente se preparan para ir a matar al lobo. Se ponen muy enérgicos.]

Bato:

¡Pues, vámonos! ¡Ahorita mismo!

Pastores:

¡Sí! ¡Vamos!

Silvio:

¡No hay que perder tiempo!

Todos:

¡Sí! ¡Salemos en seguida!

Bartolo:

Yo también voy.

[Salen todos de carrera ... menos Bartolo.]

Panchito:

¡Ha, ha, ha, ha! ¡Que susto les saqué!
¡Los hice desatinar! ¡Sólo es una broma!

Bartolo:

¿Pero, qué tipo de engaño tan fuerte es esto, Panchito?

Bato:

Silvio. ¡Ya es tiempo que le des una lección de la ley del campo a tu hermanito!

José (Joe)
                    Guadalupe Vera. December 15, 1949
José (Joe) Guadalupe Vera
December 15, 1949
Vera Family Collection
Scan contributed by Joe Vera

Silvio:

Sí, dices bien. Ven Pancho.

[Se lo lleva al frente.]

Hermano mío de mi corazón.
Todos tenemos un día que aprender la razón,
porque en la vida, “Lobo” no debes gritar
creyéndolo un juego, no siendo verdad.

Y que esto te sirva de buena instrucción:
Cuando en cierto haya un animal

y auxilio vengas tú a buscar,
tus gritos serán en vano,
en prueba, tu honra te van a quitar.
¡Y nadie saldrá a darte la mano!

Pancho:

¡Gracias, mi hermano, por aconsejar,
mi mente este día alumbrar,
de tan grandes sabidurías, que nunca podré olvidar!

[Ahora le dirije la palabra a los pastores.]

Pancho:

¡Amigos! Perdón les pido por mi falta de razón
al darles gran alarma cuando sólo era una broma mía.
Mucho he aprendido este día, y con esta buena enseñanza
que mi hermano me ha brindado,
siendo ahora un buen pastor, ¡A mis tareas volveré!

Bartolo:

Es para que nunca lo vuelvas a hacer, Pancho.

Bato:

¡Una lección del campo es lo que es!

Ardelia:

¡Un estirón de orejas es lo que yo le voy a dar!

[Lo agarra así, y saliendo.]

Florinda:

¡Ay! ¡Este Panchito no se aguanta!

Gila:

¡Ahorita se le olvida, y sale con otra travesura!
¡Dejará de ser chavalo!

[Gila and Florinda exit. Silvio stands on center back. Ardelia stands left watching Gila and Florinda exit.]

Bartolo:

Con que barbulla se van saliendo, y yo aquí urdiendo lo que he de hacer.

Bato:

¡Yo mis tripas las he de ver llenas de carne, queso y miel!

Ardelia:

Para mí, no hay más que una rosa,
que al despedir su aroma fragante
me vuelva perfumada moza
en los brazos de mi amante.

Posadas Image #7
Posadas Image #7:
“Sí. Cántame algo que resuene
las cuerdas de mi corazón”

Silvio:

Bien, que el mal de amor nunca deja de perseguirme.
Pues que he de hacer, pasarla.
Más cantaré a mi Ardelia con las tiernas esperanzas
del sentimiento puro de mi alma apasionada.

Ardelia:

Sí. Cántame algo que resuene las cuerdas de mi corazón,
que tu voz haga estremecer como el harpa al amanecer.

Silvio:

[Sings:]
Sal arcangel, con tu trovador.
Para que veas en el su semblante.
Sal te ruego siquiera un instante
a calmar de mi pecho el dolor.
Sal te ruego, verás los fulgores
de las puras lejanas estrellas.
Te diré mis fervientes querellas,
de la luna su pálida luz.

[Night falls. Silvio and Ardelia exit. Bartolo and Bato fall asleep.
Devil music! The mouth of the dragon burns red and Luzbel appears.]

Luzbel:

Mancha de Adán que a todos has tocado — ¡pecado original!

Celestial Voices:

[Singing]
Ya rompió la aurora,
aclarando el día,
y su luz previene
el sol de la justicia.

Luzbel:

Detente cántico sonoro ..... ¡Quién como yo!

Celestial Voices:

[Singing]
¡Quién como Dios!

[A thunderous noise is heard. The lights blink on and off and Luzbel exits. Shepherds enter running as if in flight.]

Gila:

¿No oiste un terrible estruendo? Pues yo la lengua, en este instante, enmohecida la tengo.

Florinda:

¡Sí que lo oí!
Lo que me tiene azorada,
razón la cual no entiendo,
la que se acerca y no sé nada.

Ardelia:

Di que es. No te sobresaltes,
que yo, Ardelia, muerta me siento.
Con intensidad presiento,
es el Chamuco malvado
haciendo alarde de grandeza,
pernicioso, necio y elevado,
simbra toda la naturaleza.

[Bartolo y Bato son los que definitivamente han sentido la presencia del diablo.]

Bato:

Ay, cielos. Favor, favor, muerto estoy.

Bartolo:

¡Yo también!

Bato:

Yo me alegro. Es tu culpa por decir que te vas en el lomo del diablo.

Silvio:

¡Silencio! Alzen vuestros ojos hacia el cielo.

Ardelia:

Con que gustoso placer. A todo el orbe estoy viendo.

Florinda:

Las aves con sus dulces cantos, ahora se van recogiendo.

Silvio:

Cantad, cantad, que nuestros corazones se alegren con los ritmos celestiales.

[The shepherds circle the stage, singing, and exit.]

Shepherds:

[Singing]
Marchemos cantando.
Marchemos cantando,
con gozo y fervor,
y fervor,
para ir saludando
las glorias de Dios.

Bendito el instante
que nos anunció,
tan santo prodigio,
bendito sea Dios.

[The stage dims. Enter José and María. Ángel appears stage right.]

Image 8
Posadas Image #8:
“Abrid vuestras puertas.”

Ángel:

[Recites. Chorus sings beneath his dialog.]
¡O! Peregrina agraciada.
¡O! Bellísima María.
Yo te ofresco el alma mía
para que tengas posada.

José:

[Sings]
Abrid vuestras puertas,
a dos desdichados
que vienen cansados
reposo a buscar.

Ángel:

[Recites. Chorus sings under his dialog.]
Entra reina, Sacrosanta.
Entra Madre del Criador
a sanctificar la casa
de este humilde pecador.

[José and María exit. Off stage shepherds are heard singing their caminata.]

Shepherds:

[Singing]
Al trabajo con vida
pastores este día
la aurora con su encanto
y el alba con su risa.

[Se repite hasta que los pastores hayan entrado. They enter as if finishing the jornada which they started the day before.]

Pastores:

[Upon finishing their song.]
¡Que viva Bato y Silvio!

Bato:

Que prosiga, que prosiga. Porque en esto estoy vicioso.

Florinda:

¡En todo, Bato, has de ser demasiado ventajoso!

Bato:

Sí. Y estoy que el alma y las patas se me revientan de gozo.

Florinda:

Así como eres de comelón, te gusta mucho la vasilada,
cuando me pidas algo de comer,
te voy a dar una envenenada.

Bato:

Huy, huy, huy, huy, huy. Me tienes muy asustado.
Ni si estuviera ya muerto,
para andar con la jeta colgada.
¡Barriga llena, corazón contento!
Así me siento ... ¡bien gustoso!

Florinda:

Sólo para trabajar eres sonso y perezoso.

Posadas Image #9
Posadas Image #9:
“En castigo de tu hablada,
bailarás conmigo un poco.”

Bato:

En castigo de tu hablada, bailarás conmigo un poco.

Pastores:

Sí. ¡Que bailen! ¡Que bailen! ¡Que bailen Florinda y Bato!

Silvio:

¡No pierdas tu morral, Bato!

Ardelia:

Míralo, míralo, que gordito.

[Before they can actually start their dance, there is much joking about the dance that will take place. Dancing. Mazurka californiana. Dance ends.]

[Entrada del hermitaño, regañándoles.]

Hermitaño:

[Con su morral y bastón.]
¡Pastores! ¡Pastores!
¡Ay, por fin los encuentro!
Ya dejen de tantos festines,
y pónganse a percebir lo siguiente:
Los signos que nos rodean
son profecías a mi alcance.

Yo lo sé. Yo lo siento,
por los cuatro sonidos del viento,
del norte, del sur, oriente y poniente.

Esto les hago saber. El Mesías esperado
está por nacer, y al llegar la madrugada
tendrá una nueva morada.

La tierra misma se estremece.
Los cuerpos celestiales más brillo dan.
Las estrellas con sus fulgores
rigen en un gran afán.

Una de ellas va a reventar,
para que con intensa luz alumbrar
el sendero del peregrino,
igual que realdad en su camino.
¡Acontecimiento divino anunciar!

Ya se ha llegado el tiempo
las profecías como nos dicen
así como vemos el mundo,
¡Va a terminar! ¡Va a terminar!
Con duda o esperanza,
cada quien según su alcance.

!Sin temores! ¡No se asusten!
Anticipen con buena gracia,
que lo que está por pasar
ni el demonio puede evitar.

[El hermitaño exits. Everyone is on stage expressing their own emotion.]

Florinda:

Mirad, mirad, pastores. El sol se va ocultando.
Cantemos un himno suave para irnos arrullando.

Posadas Image #10
Posadas Image #10:
“Va cayendo la tarde;
el sol se va metiendo.”

Pastores:

Sí, sí, a cantar. Ya se está oscureciendo. Hay que pasarla.

Pastores:

[Cantando] Va cayendo la tarde;
el sol se va metiendo.
Se oyen ruidos extraños;
se siente un gran misterio.
Los pajarillos cantan,
dentro de la arboleda.
Se oye cantar un gallo
que va llamando a su compañera.

Y apenas se divisa entre la sombra el cerro.
Un pastorcillo canta, y lejos ladra un perro.
Sale la blanca luna, todo se pone bello,
y un himno se levanta, cantando a Dios,
por tan gran misterio.

[As they sing, evening has come to their field. Music repeats the refrain. The shepherds sleep. Devil music! Again the red light flickers in hell. Luzbel appears with Pecado. With great care Luzbel creeps to the sleeping pastores and touches them with his sword. He touches the sleeping Bato and Bartolo. These, feeling the temptation of the devil's touch, awaken, but without actually seeing him, begin, under his influence but still half asleep, to plan on how to steal from the others.]

Bato:

Bartolo, Bartolo .... Con tu ayuda quiero estas alforjas robar.

Bartolo:

[Too lazy to exert himself.] ¿Cómo me has conocido tan gran necesidad?

Luzbel:

No padecerás ninguna, si me quieres consolar.

Bartolo:

Que te consuelen los diablos. Que yo no se consolar.

Luzbel:

¡Detente! ¡Espera! ¡Aguarda!

Bartolo:

[Awakes, seeing Luzbel for the first time.] ¡Santo cielo! ¿Qué querrá?

Luzbel:

Escucha, no temas nada. Solo te quiero premiar.

Bartolo:

No quiero premios ningunos, ni ver, ni oler, ni escuchar.
Solo quiero que me dejes de mi sueño disfrutar.

Luzbel:

Quiero que me des razón de un misterio singular.

Bartolo:

Yo de misterios no entiendo. Allá Bato lo sabrá.

[Se duerme otra vez. Luzbel goes to awaken Bato with a slight touch.]

Bato:

[Despierta, aterrorizado] ¡Dios mío! ¿Qué es esto?

Luzbel:

Bato, Bato. ¡Dice Bartolo que sabes del misterio singular, de la preñez de la Virgen y del hijo que ha de alumbrar!

Bato:

¡Gran bestia! Si lo sabes, ¿que vienes a preguntar?

Luzbel:

Dime, Bato, dime. ¿Es cierto que esta en su vientre ha de traer ...?

Bato:

A Dios humanado verbo.

Luzbel:

[Gritando] ¡Infierno, furor! ¡Infierno, furor!

[Ángel appears from left. The two waking shepherds resume their sleep.]

Ángel:

¡Bárbaro! Aleve dragón.
En vano estás dando gritos tan feroces contra el cielo.

Luzbel:

Ya, Miguel. ¿Vuelve tu brazo a oponerse a mi valor? Pues, no saldrás vencedor.

Ángel:

Aunque dar pueda el castigo
a tu altives engañada
con el rayo de mi espada,
no quiero, fiero enemigo —
porque en lo literario
tú mismo has de convencerte.
Dime, ¿podrás oponerte
a quién es de bondad heraldo?

Luzbel:

Orgullo pues brevemente,
y pongo por argumento
esta razón solamente:

Dar vida al hombre y no a mí
es manifiesta injusticia,
porque la culpa y la malicia
se hallan en él como en mí.

El se quiso asemejar;
yo quise ser como Dios.
Mira tú como a los dos
igual castigo ha de dar.

Ángel:

¡Así puede este Señor,
sin que le arguyes de injusto,
hacerle al hombre este gusto
... y a tí dejarte en error!

Luzbel:

Miguel, ¿a dónde se esconde
el valor que te acompaña?
¡Prevente pues a mi saña,
y si lidias, mira adonde!

Ángel:

Maldito del Padre Eterno,
que del mal sois acreedores.
¡Blasonáis a vencedor ...
cuando te arrojo al infierno!

Luzbel:

Pues, ¡prepárate!
Dispongo la guerra,
y ahora, Miguel, en la tierra.
¡Veamos tu orgullo postrado!

Posadas Image #11
Posadas Image #11:
“¡Quién como Dios! ¡Di, serpiente!”
Eduardo Montaño and Manuel Aguilar

Ángel:

Yo tengo poder bastante
para consumir tus fuerzas.

Luzbel:

Poder como el mío, en la empresa,
¡no lo esperes semejante!

Ángel:

Para que veas mi poder,
en la presente ocasión
a mis pies te he de poner.

Luzbel:

No es sino reconocer,
que no tengo superior,
y si quieres ver si es cierto
... di, Miguel, ¿Quién como yo?

Ángel:

¡Quién como Dios! ¡Di, serpiente!

Posadas Image #12
Posadas Image #12
Viene la aurora; crece la luz.
El Ángel despierta a los pastores.

Pete Rubio as Panchito, and Pete’s father, José Rubio,
as the Ángel.

[Pelean Luzbel y el Ángel con sus espadas. Ángel triumphs with a successful blow. Luzbel sulks back to hell. Red light flickers out. El Ángel sube unos peldaños.]

Ángel:

[Cantando]
Por dar al infierno guerras,
repiten suaves dulzuras,
“Gloria a Dios” en las alturas,
y paz al hombre en la tierra.

[Viene la aurora; crece la luz. El Ángel despierta a los pastores.]


Ángel:

Posadas Image #13
Posadas Image #13:
“¡Venturosos pastores!
Oíd el candoroso acento.”

¡Venturosos pastores!

[Shepherds turn to the angel and kneel]

Oíd el candoroso acento
que la baja región rompió en el viento.
Él que en trono de Gloria,
estante majestuoso para eterna memoria.
Yo quiero que al extremo miréis su finesa;

pues con amor crecido,
desde el cielo ha bajado,
para librar del pecado
a su pueblo querido.

De Virgen pura nace,
y en pesebre humilde,
hoy su grandeza yace.
Sin demora, ¡a Belén!

¡Tomad vuestro camino
y veréis reclinado,
a este Divino Niño!

Florinda:

¿Qué esperamos, pastores?
Con tan divina embajada,
¡vamos todos a Belén a adorar al Niño!

Posadas Image #14
Posadas Image #14:
“Voy a ver a mi niñito,
con su madre y con su padre.”

Gustavo Alfaro as José and Celia García as María

Identification by Linda Cervon, who notes that,
"Celia was ALWAYS the Virgin Mary!"

[Los pastores se paran y salen cantando. Repitan la canción una y otra vez hasta que se vuelven con sus dones. El Ángel abre una cortina y revela el nacimiento.]

Shepherds:

Vamos todos los pastores.
Vamos todos a Belén,
a adorar al Niño
y a María también.

[Vuelven los pastores cantando y llevando dones.]

Shepherds:

[Singing]
Voy a ver a mi niñito,
con su madre y con su padre.
Voy a ver a mi niñito,
con su madre y con su padre.

Ay, que primor.
Ay, que bonito.
Ay, que bonito
está mi Señor.

Posadas Image #15
Posadas Image #15:
“Recibe Dios nuestros corazones,
nuestras tres potencias, sentidos y dones.”

[The shepherds approach the manger two by two and kneel before the Holy Family, leave their gifts, and return to their places for the tableau. Shepherds continue the song until all are kneeling.]

Shepherds:

[Singing]
Recibe Dios nuestros corazones,
nuestras tres potencias, sentidos y dones.

[The shepherds repeat the entire song over and over until Kings have arrived. The three Kings bring their gifts and remain standing to complete the tableau. Music ceases. Freeze. All remain in position. Hermitaño enters slowly, move to child.]

Hermitaño:

Ya se lo dije. Ya se lo dije.

[Curtain]


Posadas Image #16
Posadas Image #16:
Front row: Angela and Pete Rubio
Back row:
Rogelio Alfaro, Isabel García (Identified by her daughter, Teresa García)

 Some years this play was embedded in a play set in a then contemporary setting that gave a contextual framework and explanation of the pastorela, and ended with the piñata scene fading into an actual celebration which included the audience.

Posadas Image #17
Posadas Image #17:
Casilda Amador Thornson and Lupe Rubio

 

Posadas Image #18
Posadas Image #18:
Micaela Velasquez & Elijio [Herraetz] — Madrino & Padrino

 

Posadas Image #19
Posadas Image #19:
Rogelio Alfaro, Gregorio Valadez, Manuel Gonzalez

 

A testimonial from a member of the audience:

“I have never forgotten the glorious and magical Las Posadas pageant that I experienced as a young girl (age 10 or 11?) growing up in suburban Southern California. My parents took us to see the maybe two times. How I loved the simple recreation of the story of the Nativity. The love and tenderness of the story came through the Mexican song and costume in such a unique way. No glitz, no tinsel, no Santa Claus. How I wish we could all celebrate Christmas in this authentic way. I loved the backdrop of the Claremont foothills as it added to the story’s authenticity. I can still remember the Mexican hot chocolate with cinnamon afterwards.

“Thank you, Vera Family, for giving me a glimpse into your beautiful interpretation of the Christmas story. It will forever be in my heart. I only wish I could pass the tradition on to my kids and my family!
Fondly, Nancy Lindskog”

If your family has recollections or images of Padua Hills Theatre that you would like to share on this web site, please contact Los californios® at info@loscalifornios.com.

© Vykki Mende Gray, 2008
All rights reserved.

Web design: Ellen Wallace and Vykki Mende Gray
All rights reserved.

Los californios® is a registered trademark belonging to
San Diego Friends of Old-Time Music, Inc.,
a California non-profit corporation.

Portal | Los californios® Home | Early California Music | San Diego Friends of Old-Time Music | Sitemap